ES HORA DE CAMBIAR EL CHIP PARA ESPECIFICAR UNA LUMINARIA LED

dialogo sordos

 

 

 

 

Todavía es muy frecuente oír la siguiente conversación entre instalador y almacén de material eléctrico: “¿A cuánto tienes los downlight de 25 vatios?”. Con eso pretenden resolver todo lo referente a lúmenes, diámetro de corte, etc.

Hoy en día es como entrar en un concesionario de coches preguntando por vehículos de 6 litros a los 100km. Lo normal es que te conteste: “¿Utilitario, berlina, familiar, todo-terreno, monovolumen, de cuantos caballos? Lógicamente, el de muchos caballos y poco consumo va a ser el más caro.

Volviendo al almacén y a los LED, es habitual oír que los productos LED “low cost” rondan a 1,00 €/vatio, y los “de marca” a 2,00€/W.

Los avances en automoción y en iluminación LED hacen que se deba cambiar la pregunta: “¿Sería para trasladar 7 personas con equipaje a una estación de esquí? le recomiendo por lo menos 150 CV. El del almacén de material eléctrico:” ¿Es para oficinas? necesitas por lo menos 800 lúmenes por downlight, y me tienes que dar el diámetro de corte.

El precio medio ya se debería expresar de otra forma: entre 2 y 4 céntimos de Euro por lumen, manteniéndose en la parte cara los de mayor eficiencia Lm/W.

Se acabaron los días en que la iluminación era cuestión de enroscar una bombilla, y la única dificultad era saber en qué sentido había que girar…hay que cambiar el chip (o el diodo). La iluminación profesional va por el mismo camino que la informática: no hay configuración estándar. El profesional tiene que mantenerse al día a base de estudio, como en todas las profesiones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies